viernes, 5 de octubre de 2012

La Hierba Luisa

La Hierba Luisa es una planta perenne, leñosa y que se caracteriza por un aroma que hace recordar al limón.




Las flores son numerosas y muy pequeñas, de color violáceo y muy perfumado, agrupadas en espigas ramificadas y largas. Florece durante la temporada de verano.
Las partes útiles de esta planta son las hojas que pueden recolectarse a lo largo del año gracias a su característica de perenne. Por tal motivo, puede disfrutarse de las hojas frescas en cualquier momento, pero también pueden secarse y almacenarse en frascos herméticos y alejados de la humedad.
Aplicaciones:
Esta plata era descrita en el siglo XVIII como adecuada para el sistema nervioso y eficaz en las indigestiones. Sus hojas tienen propiedades antiespasmódicas, contra vértigos y migrañas, tónicas estomacales y carminativas.
Usos:
Ornamental:
Para este uso, prefiere un clima cálido, constante y exposición soleada. No resiste bien las heladas y en temperaturas por debajo de 0ºC pierde las hojas. Se multiplica con facilidad y es posible reproducirla mediante esqueje.
Medicinal:
Carminativo: Es útil para expulsar los gases del aparato digestivo, evitando las flatulencias y la aerofagia. (Infusión, una cucharada de hojas secas por taza de agua. Dos tazas al día).
Estómago: Para facilitar la digestión o en estómagos débiles o nerviosos, ejerce una función tónico estomacal, digestiva y tranquilizante, evitando los espasmos y la dispepsia, malas digestiones, acompañadas de gases, sensación de vómito y ardor en el estómago. (Infusión de una cucharada de hojas secas por taza de agua. Tres tazas al día, después de comer).
Mal aliento: Cuando se tiene la tendencia a tener halitosis (mal aliento), resulta útil realizar enjuagues con la infusión de una cucharada de hojas y flores secas por taza de agua.
Relajante: Resulta adecuada la infusión de Hierba Luisa para relajar y tonificar los nervios.

0 comentarios:

Publicar un comentario